Introducción

 Prólogo

1. Oral

2. Masoquista

3. Histérico

4.Fálico Narcisista

5. Pasivo Femenino

 Esquizoide

 Epílogo

6.

EL CARÁCTER ESQUIZOFRÉNICO

 Cuando se tiene defecto en la vista, a la realidad se le ve distorsionada; pero si se es ciego, a la realidad no se la ve.  El neurótico ‘tiene mal la vista’; el psicótico ‘está ciego’.  El oral, masoquista, histérico, fálico narcisista, pasivo femenino, es neurótico; el esquizofrénico y el  esquizoide es psicótico. 

 Su personalidad está escindida de la realidad. 

 En su niñez ha vivido en un ambiente turbulento y trastornado. 

 Tiene incapacidad de despersonalizarse.  Tiene mínimo o nulo contacto con su cuerpo.  Su organismo deja de ser una unidad. 

 Hay síntomas como el miedo a, si suspende su respiración, no PODER seguir respirando. 

 Viven situaciones como si estuvieran fuera de su cuerpo, en estado de trance, y necesitan pellizcarse para comprobar que están despiertos.  Esto los excita mucho. 

 Siente que su vida está a merced de fuerzas, fuera de lo natural.  Esto le da una sensación de importancia desproporcional de la que habla a los demás como si fuera real. 

 Su identidad no la pierde pero si pierde los límites de su personalidad. 

 Se sumergen en sensaciones de orgasmo sexual pleno, de grandes experiencias religiosas, de situaciones milagrosas. 

 Para entenderlos profundizar en las respuestas a  estas preguntas: 1) ¿Por qué el adulto llamado normal se aferra con tenacidad a la realidad cotidiana de la vida? 2) ¿Qué hace a la locura tan temible? 3) ¿De dónde surge el deseo de evitar la locura por todos los medios? 4) ¿Por qué el subyacente temor a perder el juicio? 

 Si no hay bienestar material, el ser humano está inseguro; si no tiene paz interna el ser humano está inquieto; la respuesta a las  preguntas anteriores es el anhelo del ser humano de erradicar la inseguridad material y por lo menos bordear el reino de la paz interior.  Un animal salvaje posee cohesión interna pero ninguna seguridad material. 

 Su cuerpo muere como vía para eliminar las necesidades materiales. 

 Lo que proyecta desde su interior, lo da por real; oye su propia voz y la cree; y el contenido de las palabras de su voz son sus propios pensamientos. 

 Afirma ver cosas que los demás no ven.  Las personas normales no acceden a su mundo: alucina. 

 La forma y el contenido de lo que ve no está afuera de él sino en su mente. 

 Los músculos de la base del cráneo están bloqueados.  Lo que hace que los impulsos agresivos no lleguen al cerebro. 

 Esa energía es desviada hacia atrás, hacia los oídos y también a través de los ojos. 

 Siente que algo está ocurriendo a sus espaldas, alguien me sigue, alguien me está mirando.  Aun sentados en la última fila de sillas del teatro, y no habiendo detrás de ellos sino la pared, voltean la cabeza para cerciorarse que no hay nadie. 

 El lugar de unión de la pelvis y la columna vertebral tiene los músculos en estado espástico. 

 Careciendo de agresividad y teniendo necesidad urgente de contacto interpersonal, los hacen victimas fácil del homosexual activo y agresivo. 

 Su actitud más permanente es el terror: ‘este terror subyace a la inmovilidad de la catatonia inhibida, al frenesí de la catatonia excitada, al delirio de la paranoia, y a la resignación de la hebefrenia.’ 

 En su vida de niño ha sentido su vida amenazada.  Posee un fuerte sentimiento de privación. La actividad homosexual le daría seguridad de contacto humano íntimo. 

 Es un niño necesitado pero con incapacidad de succión; se comporta como si aun estuviera en el útero: es incapaz de exigir nada; desde su condición de feto necesita tener la sensación de ser incorporado. 

 Las paredes de las habitaciones desempeñan un importante papel, ahí tienen un multimedia muy moderna y activa.  La emanación de imágenes es tan fuerte que los demás sientes su presencia, sienten su magnetismo animal, siendo sus ojos el mayor poder; su mirada produce estremecimiento, debido a que emiten una irradiación fría y malévola poderosas. 

  Sus ojos carecen de expresión normal y su rostro es una máscara; no puede concentrar sus sentimientos en otra persona.  Ve pero no mira.  Carece de la posibilidad de dirigir su atención.

  Introducción

 Prólogo

1. Oral

2. Masoquista

3. Histérico

4. Fálico Narcisista

5. Pasivo Femenino

 Esquizoide

 Epílogo